domingo, 7 de septiembre de 2014

Nunca te rindas, poema de Miquel Gómez


No te quedes al margen
desnuda tu alma por fuera
No dejes ningún desastre
te haga ser quien no eras.

Devuélveme tu sonrisa
es necesaria para vivir
y para salvarme de la prisa
que da tener que existir.

Regalame tu corazón abierto
como una flor en primavera
Sácame de este desierto
que turba y me envenena.

Y en armarios de ternura
encontraré tus dulces manos
hasta que nuestra locura 
sea decir que nos amamos.
Miquel Gómez
©Derechos reservados
Publicar un comentario

contador de visitas