martes, 11 de marzo de 2014

A LA ORILLA DEL MAR



La espuma corre entre las rocas

y se escapan mis húmedos pensamientos
en la fugitiva resaca
La playa sacude tus gotas
y no me deja nada para recordarte
¿porqué las arenas no comprenden
los ayeres?
Donde voy cuento el oleaje
de éste dolor que no concluye,
de la sangre sin rumbo,
y floto fugaz en un puerto invisible
con frágiles veleros
y tu olor a gardenias

Un sonido frío acaricia mis pies en la mañana
y desnudo tu instante en mi vida
regresando a la inmensidad,
amor de agua ligera.
Vendimia de besos viajeros.
Las olas sabían de tu enigma
de Brújula sin norte
y sorprendieron mi corazón
tejiendo mares y sueños
en una barca de amores ignorados.

Autor: Justo Aldú


contador de visitas