sábado, 1 de junio de 2013

Ambrosía...Geber Humberto Perez Ullín


Solía ser dulcinísta
y en mis fantasías amarte con terneza;
pero sólo en sueños consigo lo dulce de tus besos
y la tibieza de tu cuerpo ceñido al mío.

Bienaventurado aquel que sin más mirada
que las de tus ojos se sabe amado.

Te muestras así, sin palabras, con toda 
la belleza que hay en ti, con esa fuerza
del deseo intenso que provoca.

Encuentro un balance entre tu musa interior
y el plumaje del cisne, nada más terso 
que tu piel y su piel, elegancia en el vuelo 
y el lento parpadeo
en el escenario imprescindible de tus ojos.

Te amo como el único camino del zángano
buscando el apareo con su reina,
como un león acechando su presa.

El despertar abruma y se desvanece
en mi rostro tu figura, se calma esta ambrosía 
escribiendo por siempre los versos
en la infinita poesía.

Geber Pérez Ulín.

contador de visitas